sumatriptan overdose sumatriptan overdose sumatriptan overdose
diabetes mellitus treatment cialis 5mg dosage
" /> Excelenciencia
Excelenciencia

Crecer en investigación

PERSPECTIVA CIENTÍFICA     |    GESTIÓN    |    02/12/2013

La optimización de medios organizativos destinados a investigación puede ser una herramienta clave para el crecimiento. Del éxito de su puesta en marcha depende la capacidad para atraer mayores recursos y para consolidarse como ente de referencia. La Fundación VHIR apuesta por impulsar las unidades de apoyo a la investigación clínica como método.

sumatriptan overdose sumatriptan overdose sumatriptan overdose
diabetes mellitus treatment cialis 5mg dosage

acheter viagra en france livraison 48h acheter viagra en france livraison 48h acheter viagra en france livraison 48h

Mientras que en la Unión Europea el número de ensayos clínicos decrece a un ritmo cercano al 20% anual, algunos centros experimentan ligeros crecimientos o consiguen mantener sus cifras. Este es el caso del Hospital Vall d'Hebron, institución que, al contrario de lo que sucede también en España, conserva intacta su capacidad para atraer proyectos de investigación clínica, en su mayor parte procedentes de la industria farmacéutica. Otras fuentes de financiación, hasta fechas recientes no contempladas, completan un cuadro que está logrando sortear la crisis con éxito. Los números hablan por sí solos.

En la actualidad en Vall d'Hebron se cuentan hasta 600 ensayos clínicos activos que suponen un volumen de ingresos próximo a los 8 millones de euros. Cada año, explica Inmaculada Fuentes, coordinadora de la Unidad de Apoyo a la Investigación Clínica (USIC), el comité de ética hospitalario, aprueba una media de 250 ensayos nuevos, en su mayor parte en fase III, aunque con un crecimiento notable de las fases I y II. Para mantener el ritmo, razona, resultaba imprescindible crear una unidad de apoyo en forma de “ente facilitador” en aspectos metodológicos, reguladores y de gestión y de control de calidad. Esta unidad, creada hace ya cuatro años, acaba de abrir las puertas en unas nuevas instalaciones que alcanzan los 900 metros cuadrados.




Gestión científica

Contra lo que pudiera pensarse, en la USIC de Vall d'Hebron, se trabaja en aspectos que van mucho más allá de la gestión administrativa. “Acompañamos al investigador en todo el proceso asociado a un proyecto de investigación clínica”, relata Xavier Molina, responsable de promoción de la investigación en la Fundación Vall d'Hebron Instituto de Investigación (FVHIR). 

El proceso engloba desde la redacción del proyecto para acudir a fuentes de financiación competitivas, a colaboración en todo cuanto se refiere a la gestión del paciente o incluso búsqueda de fuentes más allá de las convencionales. “Acudimos cada vez más a proyectos europeos o a fuentes como los Institutos de Salud estadounidenses”, señala.

La Unidad, añade Fuentes, se justifica por la necesidad de aunar esfuerzos para la promoción de la investigación y recabar el interés de promotores privados en áreas hasta ahora poco participativas. “Oncología, neurología y enfermedades infecciosas suelen ser los primeros del ranking de ensayos”. El impulso que dan estas áreas, en particular oncohematología, que suma prácticamente el 50% de los ensayos en Vall d'Hebron, “beneficia a otros grupos de investigación al ejercer de locomotora”.

Del mismo modo, las nuevas instalaciones permitirán disfrutar de un espacio de apoyo asistencial a la investigación clínica. En ese espacio podrá atenderse a pacientes reclutados para los ensayos. “Se trata de pacientes con protocolos de atención diferenciados”, razona Fuentes.

Apoyo a la innovación

No toda la investigación clínica se refiere a ensayos clínicos o a control de nuevos medicamentos. Las tecnologías médicas o la investigación traslacional, entendida como aquella en la que no se realiza intervención directa sobre el paciente, ocupan también un lugar destacado.

En este ámbito, Molina destaca dos grandes hitos. “En traslacional se está publicando cada vez más y mejor”, explica, lo que redunda “en nuevos proyectos y acceso a fuentes de financiación internacionales”. En lo que refiere a tecnologías de servicios médicos, continúa, lo que interesa es “introducir la cultura de la innovación”.

Por ejemplo, desarrollando un kit de diagnóstico basado en marcadores biológicos, nuevas técnicas quirúrgicas o incluso prótesis. “De la innovación pueden surgir patentes, y por consiguiente pasar a ser una fuente de ingresos independiente respecto a la industria farmacéutica”.

Es lo que Molina acepta llamar productos y servicios “made in Vall d'Hebron”. Este tipo de acciones, añade, “ya tienen tradición en nuestro entorno, pero no estaban incentivadas, se desarrollaban de forma puntual”.

En paralelo a esta línea, se pretende también aprovechar el equipamiento disponible en distintas áreas asistenciales para generar plataformas de servicios que puedan ofertarse “a terceros”. Molina cita los servicios de imagen como el mejor ejemplo.

Las grandes locomotoras

La llegada de Josep Baselga al Hospital Vall d'Hebron, a finales de los años noventa, supuso el primer gran cambio de tendencia en la historia natural de los ensayos clínicos no solo en Barcelona y su entorno, sino en toda España. Su actividad investigadora pronto cobró cuerpo en forma de ensayos en fase I, poco habituales en los hospitales españoles, hasta llegar a ejercer como una locomotora que arrastraba a todos ellos. Su estrecha relación con la industria y su capacidad para establecer redes colaborativas con otros centros nacionales e internacionales, le convirtieron en referencia. Algo similar puede decirse del centro dedicado a la esclerosis múltiple dirigido por Xavier Montalbán, referente en España y a nivel internacional.

La actividad de estos y otros grupos de investigación han hecho del Vall d'Hebron un “hospital preferente” en su relación con la industria. Diversas multinacionales farmacéuticas ya han llegado a acuerdos que permiten al centro catalán participar de fases de desarrollo de fármacos, además de los propios ensayos.

Aunque se trata de áreas, como también ocurre con enfermedades infecciosas o neurodegenerativas, que cuentan con servicios especializados en ensayos clínicos, su impulso “impregna al resto de grupos de investigación”, señala Xavier Molina, “y atrae a la industria para estudios complementarios”.





Excelencia Severo Ochoa

Logos colaboradores julio 2014

Grupo XLC In