type 2 diabetes symbol type 2 diabetes and sexuality what is type 2 diabetes
free coupon for cialis lipseysguns.com cialis generic
" /> Excelenciencia
Excelenciencia

El arte de llevar tecnología al mercado

Xavier Pujol Gebellí

INNOVACIÓN     |    INDUSTRIA    |    27/10/2014

La ciencia tiene estas cosas: a partir de una línea de investigación básica a alguien se le puede ocurrir trasladar un concepto a un usuario final. Y si se plantea el cómo, es probable que surja una metodología o incluso un dispositivo comercializable. Este es el caso de la compañía Hemophotonics, una spin off surgida del Instituto de Ciencias Fotónicas. Apoyándose en un intenso trabajo de I+D, su objetivo es poner a punto una técnica no invasiva para el diagnóstico y monitorización de daño vascular cerebral y en cáncer.

type 2 diabetes symbol type 2 diabetes and sexuality what is type 2 diabetes
free coupon for cialis lipseysguns.com cialis generic

coupon for cialis free cialis coupon 2016

El estudio de las propiedades de la luz llevó a Turgut Durduran, líder del grupo de Medical Optics del Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO), a interesarse por una rama altamente especializada conocida como óptica difusa y a sus potenciales aplicaciones en biomedicina. Corrían los años noventa y los primeros del siglo XXI, mientras el investigador iba haciendo acopio de conocimiento en la Universidad de Pensilvania, en de Estados Unidos. Siempre con la idea de dar con parámetros objetivos en la sangre que informasen de algunas enfermedades, en especial, oncológicas y neurológicas.

Imagen

Aplicación de sensores para medir flujo sanguíneo en un paciente.


En ambas patologías, el flujo sanguíneo y el metabolismo del oxígeno aportan información de gran valor sobre su evolución, lo que convierte a estos parámetros en un indicador potencialmente útil para su diagnóstico y monitorización. El uso de técnicas biofotónicas, defendía ya entonces Durduran, podría ser clave para el desarrollo de un método diagnóstico no invasivo y en tiempo real que advirtiera de un infarto cerebral o de la aparición de tumores de pequeño tamaño, sobre todo en cáncer de mama. La elevada incidencia de ambas enfermedades en nuestro mundo occidental, justificaba de sobras la orientación de estas investigaciones.

El tiempo se ha empeñado en dar la razón al físico del ICFO, donde llegó en 2009. En un ictus isquémico, por ejemplo, varía el flujo sanguíneo de la zona afectada. E igual ocurre cuando empieza a formarse un tumor debido a la activación de un mecanismo de proliferación vascular conocido como angiogénesis. Asimismo, no es extraña la posibilidad de daño cerebral en neonatos nacidos prematuramente. ¿Cómo trasladar el conocimiento acumulado a la clínica diaria y a los servicios hospitalarios de urgencias? Hemophotonics, una compañía spin off surgida del ICFO, tiene ya una respuesta a punto en forma de un dispositivo capaz de efectuar estas mediciones.


El primer prototipo

La incorporación de Durduran al ICFO implicó la constitución de un grupo de investigación que proseguiría con el trabajo iniciado en la Universidad de Pensilvania, aunque poco a poco fue cobrando un aspecto mucho más aplicado.

portada

Componentes para una demostración en una reunión del consorcio europeo BabyLux.

La implicación de ingenieros, entre otros especialistas, facilitó que la idea se transformara en un primer dispositivo experimental con el que fuera posible medir de forma no invasiva los niveles de oxígeno en sangre y el flujo sanguíneo en puntos comprometidos del sistema vascular en el cerebro. La llegada de Udo Weigel al grupo, y la obtención de financiación, hicieron el resto.

Bajo la tutela de Durduran, Weigel, que cursaba su especialización posdoctoral, acabó liderando un pequeño grupo cuyo principal objetivo fue desarrollar un prototipo funcional, algo que logró tras dos años de intenso trabajo.

De algún modo, venía a ser la culminación tangible del camino iniciado en 1996 por su director de grupo. "Emplear luz para extraer información útil del cerebro del cerebro sigue siendo sumamente difícil”, asegura Durduran en referencia al larguísimo tiempo empleado hasta llegar al prototipo. Por el camino han quedado, cuenta, modelos físicos, experimentos y dispositivos que hay que verificar. "Tuvimos que escribir nueva ciencia y desarrollar nueva tecnología”.


Del prototipo al mercado

En estos dos últimos años, Durduran se ha focalizado en el desarrollo de dispositivos de uso clínico, mientras que Weigel, ya metido a empresario en la incubadora del ICFO, se ha concentrado en la puesta en marcha de la empresa. "El dispositivo tenía que ser útil en un centro hospitalario”, proclama.

Imagen

Sistema de monitorización de Hemophotonics.


"Sabíamos que existía un interés potencial entre los médicos”, resume Weigel. Pero de ahí a un dispositivo útil quedaba aún una larguísima carrera de obstáculos. El primero, lograr la aceptación de médicos e investigadores clínicos del interés de medir el nivel de oxigenación en sangre en caso de ictus u otros problemas vasculares; el segundo, adaptar la tecnología para facilitar su manejo. "Nuestro primer gran objetivo fue ayudar a los médicos a aplicar la tecnología correctamente.”

No fue suficiente. El equipo era "demasiado grande, demasiado complejo, demasiado pesado”, dice Durduran. Los médicos carecían de la autonomía suficiente y precisaban un largo período de formación. "La tecnología no estaba suficientemente madura.” El sueño es que cualquiera pudiera utilizarla, fuera médico o enfermera. Y eso, admiten ambos, simplemente "no era posible”.

Dos años después, y tras numerosísimas reuniones con médicos, ingenieros, expertos en láser y empresas dedicadas al desarrollo de instrumentos clínicos, entre otros, el objetivo anhelado ya es realidad. El dispositivo ha reducido ostensiblemente su peso y su dificultad de uso y ha adquirido forma de utensilio clínico comercializable.

Al mismo tiempo, se han ido ampliando sus indicaciones a la medicina deportiva y sobre todo a la atención de neonatos prematuros en los que suelen presentarse graves problemas de daño cerebral. En este último caso, una intervención médica urgente puede revertir el problema. Esta es la base del proyecto europeo BabyLux, en el que un consorcio europeo formado por hospitales, centros de investigación y empresas de alta tecnología tienen como objetivo desarrollar dispositivos que sean de uso común para atender a neonatos.




La importancia de tener una mente abierta


Para Turgut Durduran, que ha tratado durante años a médicos, ingenieros y desarrolladores, una de las claves de la innovación es tener "una mente abierta”. Udo Weigel, el científico metido a empresario, es de la misma opinión. "Cada cual habla con su propio lenguaje”, aseguran, pero eso no es obstáculo para encontrar puntos de acuerdo.
«Debes tener en mente algo innovador y percibir que hay interés potencial. La interacción con especialistas en distintos campos, incluido el marketing, irá moldeando la idea hasta convertirla en producto. Y el feedback con el potencial usuario es imprescindible.»

También saben que para llegar al mercado la ciencia es condición necesaria pero no suficiente. "Debes tener en mente algo innovador y percibir que hay interés potencial”, describe Weigel. La interacción con especialistas en distintos campos, incluido el marketing, irá moldeando la idea hasta convertirla en producto. "El feedback con el potencial usuario es imprescindible”.

Hemophotonics, tras salir de la incubadora del ICFO, ya comercializa producto en Europa y Estados Unidos. Actúa como empresa global en un mercado que no es masivo pero que está necesitado de una tecnología que aspira a consolidarse como estándar en servicios de urgencias médicas y en la monitorización de enfermedades neurológicas y oncológicas.



VÍDEO DE PRESENTACIÓN DEL PROYECTO EUROPEO BABYLUX
Objetivos, actividades y partners de BabyLux.

forest patient assistance open forest patient assistance





Xavier Pujol Gebellí

Periodista

type 2 diabetes symbol type 2 diabetes and sexuality what is type 2 diabetes

Excelencia Severo Ochoa

Logos colaboradores julio 2014

Grupo XLC In