Excelenciencia

El genoma equilibrista del lince

Xavier Pujol Gebellí

PERSPECTIVA CIENTÍFICA     |    CONSERVACIÓN DE ESPECIES    |    18/12/2014

Pese a todos los esfuerzos realizados, la amenaza de extinción sigue cerniéndose sobre el lince ibérico. En claro declive desde la segunda mitad del siglo XX por la presión humana, las dos únicas poblaciones que se mantienen han conseguido estabilizarse tras la adopción reciente de medidas conservacionistas. Entre las muchas dudas sobre el futuro de la especie, las de carácter genético son de las más llamativas. Restaurar la especie y hacerla viable exige reparar su maltrecho genoma.

acheter viagra en france avec acheter viagra en france avec acheter viagra en france avec
to buy viagra online buy cheap viagra buy viagra online cheap

Imagen

En España quedan apenas 330 ejemplares de lince ibérico. | Foto: Lynx Genomics


Hace tan solo 15 años, el lince ibérico, especie endémica de la Península Ibérica, apenas alcanzaba el centenar de ejemplares distribuidos en dos grandes poblaciones, una en el Parque Nacional de Doñana y otra en las inmediaciones de Andújar, también en Andalucía. Los recuentos y las características de los dos núcleos auguraban poco menos que la extinción en un plazo de tiempo breve. Estaba claro en aquel momento que, de no mediar acciones conservacionistas de cierto impacto, el mundo iba a asistir en directo a la desaparición definitiva de un felino singular.

Pasado un tiempo, hoy puede afirmarse, aunque no asegurar taxativamente, que el riesgo inmediato de extinción ha disminuido y que ambas poblaciones "se han estabilizado”, cuenta José Antonio Godoy, experto en genética molecular de la Estación Biológica de Doñana y uno de los mayores conocedores internacionales del lince ibérico. Las medidas correctoras, asegura, "han aliviado” el riesgo, pero no han conseguido alejar definitivamente las múltiples amenazas que se ciernen sobre la especie.

Godoy las enumera: el todavía no resuelto conflicto con la presencia humana, que sigue traduciéndose en animales muertos por atropello o por la caza; la excesiva fragmentación de su hábitat, que conlleva un efecto isla de dificultosa solución; la disponibilidad de alimento, y el deterioro de la variabilidad genética debida a una consanguinidad que ha llegado a ser extrema. "Hoy sabemos que genes clave para la supervivencia se han visto afectados.”


Amenaza de fondo

La escasa variación genética detectada constituye "la mayor amenaza de fondo” para el lince si se deja a un lado "la difícil convivencia entre humanos y vida salvaje”, que Godoy atribuye a factores culturales que debieran ser corregidos y que vienen ya de antiguo. Los genéticos, en cambio, podrían revertirse en plazos de tiempo razonables y contribuirían, junto con otras acciones conservacionistas, a sacar al lince del pozo donde se encuentra aún metido. "La restauración de la especie pasa inevitablemente por la restauración de su genoma”, dice.

José Antonio Godoy: «La restauración de la especie pasa inevitablemente por la restauración de su genoma (...) De momento, los datos revelan poca variabilidad genética.»
¿Qué datos avalan la aseveración de Godoy? En primer lugar, el limitadísimo número de ejemplares que, además, se reparten en dos núcleos aislados. El grado de parentesco en los cruces con fines reproductivos eleva el riesgo derivado de la consanguinidad y, como consecuencia, la descendencia puede verse seriamente afectada por malformaciones, una reducción significativa de las camadas o una menor capacidad de respuesta a patógenos, lo que implica mayor vulnerabilidad a enfermedades, sobre todo infecciosas.

El análisis genómico, del que poco a poco van emergiendo datos, corrobora la visión macroscópica de la especie. "Hemos visto genes clave para la supervivencia que están afectados”, explica el especialista, que se refiere ante todo a los que tienen que ver con el sistema inmune y la respuesta a infecciones. La afectación se traduce en una menor tasa de supervivencia.

Por otro lado, los mismos datos revelan "poca variación genética” en comparación con otros felinos de los que se dispone de información. ¿Ha sido siempre así? "La comparación con material genético obtenido de individuos conservados en museos nos dice que se ha perdido variabilidad”, responde. El recurso al registro fósil refuerza esta tesis.


Restaurando genomas

La pregunta clave, conociendo esta información, es cómo actuar a partir de ahora más allá de seguir insistiendo en medidas conservacionistas basadas en la preservación del hábitat, la disponibilidad de alimentos para el lince o la reducción de agresiones como los atropellos o los cepos de caza. Y la respuesta es aprovechar el conocimiento genómico para favorecer algo así como una reintroducción selectiva que implique la restauración del genoma.

portada

La variabilidad genética del lince se ha vistos afectada por el rápido declive de la especie. | Foto: Lynx Genomics

El trabajo que se está desarrollando desde 2012 es un programa específico de cría en cautividad que tiene como objeto liberar a los cachorros resultantes al medio. 

Los progenitores se seleccionan de modo que hay poco o nulo parentesco entre ellos, de modo que se limite el riesgo de consanguinidad. Estos mismos cachorros se someten, al mismo tiempo, a un programa específico que salve los inconvenientes de la cría en cautividad y facilite así su introducción al medio. El resultado está siendo esperanzador. "Los linces introducidos procrean en el campo y las camadas tienden a ser más numerosas.”

El hecho de tener dos poblaciones independientes facilita el proceso de selección. Y los análisis genéticos de los nuevos individuos revelan una mayor variación genética. "El proceso nos va a llevar muchísimo tiempo”, señala Godoy, "pero la tendencia es claramente positiva”. Lo suficiente, añade, como para que se esté ejecutando ya un proceso de creación de nuevas poblaciones que luego puedan ser conectadas entre sí.



El modelo del lince ibérico

José Antonio Godoy: «El  genoma informará de qué hace del lince ibérico una especie tan singular.»
Profundizar en el estudio del lince ibérico es poco menos que establecer un modelo para la recuperación de una especie al borde de la extinción y para sentar principios de carácter conservacionista que podrían llegar a extrapolarse a otras especies. Lo que pueda aprehenderse del análisis de su genoma, cuya secuencia ya se ha completado y con su anotación pendiente de publicación, no hace más que abundar en el mismo objetivo: devolver prácticamente a la vida a una especie que inició un rapidísimo declive en la segunda mitad del siglo XX y que como consecuencia ha perdido variación genética.

El genoma, el único secuenciado íntegramente en España, aportará información de valor para ayudar a resolver "el puzle” de la evolución de los felinos, uno de los grupos animales con mayor diversidad y distribución en el planeta y que encuadra especímenes tan diversos como el jaguar, el león, el tigre, el lince boreal o el gato doméstico, además de la que se obtenga con fines conservacionistas.

En opinión de José Antonio Godoy, el genoma informará de "qué hace del lince ibérico una especie singular”. Esto es, identificar qué genes han evolucionado respecto de otras especies cercanas; cuál ha sido su historia demográfica o determinar el estado de salud del genoma. "Cómo ha llegado el lince a ser lo que es, cómo el declive reciente ha afectado a su genoma y proponer medidas de conservación que tiendan a restaurar el deterioro genético.”
to buy viagra online viagra for sale uk buy viagra online cheap
free coupon for cialis lipseysguns.com cialis generic





Xavier Pujol Gebellí

Periodista

type 2 diabetes symbol type 2 diabetes and sexuality what is type 2 diabetes

Excelencia Severo Ochoa

Logos colaboradores julio 2014

Grupo XLC In