Excelenciencia

Infecciones bajo sospecha genética

Xavier Pujol Gebellí

CIENCIA     |    CIENCIAS DE LA VIDA    |    26/01/2015

La llamada neumonía comunitaria, aquella que se contrae en la calle debida generalmente a la infección por bacterias y virus, desemboca en muchos más casos que los deseados en sepsis, cuya gravedad obliga a menudo a la hospitalización del enfermo. Pese a los avances terapéuticos implementados en las últimas dos décadas, la enfermedad sigue progresando en un alto porcentaje. La sospecha de que factores genéticos influyen en su progreso se ha confirmado ahora tras un estudio de asociación genómica cuya parte española ha sido liderada por el Hospital Vall d’Hebron. El estudio se ha publicado recientemente en The Lancet.

discount prescriptions coupons site coupons for prescription medications

Imagen

Simulación de neumonía | m+d


Una bacteria del amplio grupo de los neumococos o un virus como el de la gripe, son las causas más comunes, aunque no las únicas, que suelen conducir a una neumonía. Los microorganismos alcanzan los pulmones produciendo una respuesta inflamatoria que puede llegar a requerir hospitalización en los casos más graves. De estos últimos, un porcentaje considerado "muy alto" por los especialistas, exige tratamientos agresivos para evitar un desenlace fatal que, pese a todo, sigue siendo importante, incluso en los países con sistemas sanitarios avanzados. "En ningún país del mundo se está logrando reducir los actuales índices de mortalidad", lamenta Jordi Rello, jefe de Servicio de la UCI del Hospital Vall d'Hebron en Barcelona y director del grupo de investigación CRIPS del VHIR.

La práctica imposibilidad de reducir los índices de mortalidad asociados a la sepsis (respuesta inflamatoria del organismo ante una infección) provocada por neumonía, es la que llevó a Rello y a otros muchos colegas europeos a enrolarse en un estudio internacional para averiguar si existen factores genéticos que de algún modo faciliten la expansión de la enfermedad hasta su límite extremo.

De la mano de la European Society of Intensive Care Medicine y bajo la financiación del VI Programa Marco, Rello se integró como coordinador del grupo de infecciones y posteriormente del de trabajo en neumonía. Y la sospecha, a la vista de los resultados publicados en la revista médica The Lancet, se han confirmado: existe al menos un gen, de nombre FER, que protege a un porcentaje significativo de pacientes ante el progreso de la enfermedad y, por tanto, responden mejor a los actuales tratamientos.


En busca del gen

El estudio ahora publicado contó con la colaboración de distintos países europeos. En España, y con la coordinación de Rello, se incorporaron 35 unidades hospitalarias de cuidados intensivos (UCI), lo que posicionó a la parte española en segundo lugar en reclutamiento de pacientes solo por detrás de Reino Unido. "Recogimos una serie muy larga de enfermos que presentaban sepsis", resume el investigador. El artículo publicado se centra en complicaciones del sistema respiratorio debidas a neumococo y adquirida "en la calle". Se excluyeron los casos de infección hospitalaria. "Estudiamos aquella neumonía que se complica con sepsis y que por su gravedad requiere un ingreso en la UCI", relata.

«El artículo publicado en The Lancet se centra en complicaciones del sistema respiratorio debidas a neumococo y adquirida "en la calle". Se excluyeron los casos de infección hospitalaria y se estudió la neumonía que se complica con sepsis y que por su gravedad requiere un ingreso en la UCI.»
Además de datos de interés epidemiológico, en cada centro participante se recogieron muestras para su análisis genómico. "Es el primer estudio que se publica de tipo GWAS [Genome Wide Association Study]" sobre sepsis y neumonía, enfatiza Rello. El análisis de más de seis millones de millones de polimorfismos de nucleótidos simples (SNP) permitieron identificar en el cromosoma 5 una asociación en el gen FER que mostraba efectos coincidentes en diferentes cohortes estudiadas. El alelo de FER se presentó con una frecuencia aproximada del 20% de la población europea, lo que ha permitido correlacionarlo a una reducción de la mortalidad a las cuatro semanas por sepsis causada por neumonía de alrededor de un 10%. "Estos enfermos estarían protegidos de una respuesta inflamatoria excesiva, por lo que presentan menor mortalidad", explica el científico. Asimismo, el estudio ha permitido identificar 11 locus distintos asociados a la evolución de la enfermedad.

La neumonía es la principal causa de sepsis grave y la principal causa de ingreso hospitalario por este motivo en más del 50% de los casos. "La mortalidad del enfermo intubado por neumonía y sepsis se sitúa en cerca del 40%", sigue Rello. La introducción de los antibióticos hace ya 50 años redujo drásticamente las cifras de mortalidad asociada. Pero de unos años para esta parte, lamenta, está resultando "imposible" reducir las tasas de mortalidad por debajo del 20% en "ningún lugar del mundo".


Asociación genética

La existencia de factores genéticos que condicionan la respuesta del enfermo, en este caso, a la modulación de la respuesta inflamatoria sistémica, abre la puerta a eventuales biomarcadores genéticos para la cuantificación del riesgo de progreso de la enfermedad. Identificar que los portadores de este factor genético, por otra parte, permitiría, según Rello, "estratificar la población de mayor riesgo, identificar a los candidatos a determinadas vacunas o a acciones terapéuticas más o menos agresivas". O, incluso, ingresar en etapas iniciales de la enfermedad, cuando todavía no se aprecia gravedad, para una intervención precoz.

Jordi Rello: «Existe al menos un gen, de nombre FER, que protege a un porcentaje significativo de pacientes ante el progreso de la enfermedad.»
Existen, obviamente, segundas derivadas. Una de ellas es elaborar mecanismos de intervención en población de riesgo para evitar mayores complicaciones durante el tratamiento. Y otra, tan o más importante, es la identificación de nuevas dianas terapéuticas. De lo que se trata, insiste, es de cambiar el pronóstico a cuantos enfermos sea posible.

En paralelo a la investigación de sepsis y complicaciones respiratorias graves por neumonía, otros grupos de investigadores están efectuando estudios de tipo GWAS para los casos de sepsis por infección intraabdominal (peritonitis fecaloidea, perforación de colon o fallo de sutura); sepsis por bacteriemia (bacterias viables en sangre), y meningitis. "Son las principales asociaciones con sepsis graves", resume Rello.



La contaminación de las UCI

Hace poco más de dos décadas, recuerda Jordi Rello, apenas había "uno de cada 10 medicamentos de los que disponemos actualmente" en las unidades de cuidados intensivos (UCI). Por otro lado, hoy los tratamientos "son menos invasivos". La mejora del arsenal terapéutico y de la práctica clínica, afirma con rotundidad, han reducido drásticamente las complicaciones asociadas a infecciones en las UCI.

Imagen

Neumococo | m+d


"Cualquier rotura de las estructuras anatómicas convencionales representa una vía de entrada a microorganismos patógenos." Es lo que ocurre cuando se intuba a un paciente, acción que facilita la entrada de patógenos de la boca o del tubo digestivo hacia el pulmón; de una vía abierta en una vena, que abre la puerta a los que hubiera en la piel; o una sonda urinaria. "Cuanto más invasivo sea el tratamiento, mayor es el riesgo de infección."

La mejora de los tratamientos, enfatiza Rello, persigue el lógico objetivo de aumentar la supervivencia, pero también de la calidad de vida del paciente tanto en el propio hospital como a su salida. "Si reducimos los días de respiración asistida, haremos lo mismo con los días de estancia en la UCI." Ello redunda en la comodidad del enfermo y en la reducción de las estancias hospitalarias, con lo que se obtiene un importante ahorro económico. Un ahorro que puede extenderse si se sigue al enfermo tras su salida del hospital, como propone ahora un estudio del Servicio de Enfermería de Vall d'Hebron. "Hay que empezar a hablar de años de vida salvados."
to buy viagra online buy cheap viagra buy viagra online cheap





Xavier Pujol Gebellí

Periodista

type 2 diabetes symbol type 2 diabetes and sexuality what is type 2 diabetes

Excelencia Severo Ochoa

Logos colaboradores julio 2014

Grupo XLC In